HISTORIA DEL CARNAVAL

LOS COMIENZOS DEL CARNAVAL EN VERACRUZ

En la ciudad de Veracruz se tiene noticias de los carnavales desde el siglo XVII, mojigangas y bailes, nos comenta Don Miguel Lerdo de Tejada en sus Apuntes Históricos de la Ciudad de Veracruz que en el año de 1790, se pasaba por la hacienda de “Malibrán” propiedad de la afamada y temida Doña Beatriz Real para ir al llamado la “Tejería del Carnaval”, donde había mojigangas y comparsas y danzas,    la señora Calderón de la Barca quien pasa por la ciudad amurallada de Veracruz en el año de 1849 comenta en su diario: “ muchos hombres disfrazados de mujeres”; en el mismo año, el pintor austriaco Johan Salomón Hegi plasma en bellas acuarelas la vida cotidiana de nuestro puerto, entre estas imágenes aparece un “Baile de Máscaras” y en sus escritos describe los “Fandangos”,   a mediados del siglo XVIII aún en época colonial la pertenencia religiosa de las fiestas comienza a perder su fuerza para liberarse ejemplo de ello es que en 1731 se prohibió “eternamente” el uso de máscaras, o que los hombres se vistieran de mujeres y las mujeres de hombres pues se presentaban delitos y actos escandalosos, esto se castigaría hasta con doscientos azotes y dos años de presidio a españoles, y a otras castas el castigo era mayor…

Durante el Siglo XIX, se celebraba como una “fiesta de máscaras” y se trataba de bailes de disfraces en los mejores salones de la ciudad que los participantes aprovechaban para desfilar por las calles cuando se dirigían a estos, a la vez que pobladores y curiosos, participaban del júbilo y bullicio.

Desde el inicio del siglo XX, los Carnavales son organizados por un Comité integrado por ciudadanos voluntarios.

1925

Se conformó el primer Comité Directivo del Carnaval de Veracruz designando como presidente a Don Ildefonso Consejo; Vicepresidente Rafael Loperena; Tesorero, Federico Varela; Secretario José Troncoso.

1 de febrerode 1925: Nombramiento del Primer Comité Directivo del Carnaval de Veracruz, y la primera Reina fue la señorita Lucha Raigadas.

1926

Nace la figura del Rey Feo del Carnaval, hoy Rey de la Alegría, siendo en ese año Carlos Puig “Papiano”. Y las comparsas van adquiriendo relevancia, en detrimento de las estudiantinas, como las agrupaciones habilitadas para la participación de los sectores populares y trabajadores.

1942

Se eligió por primera vez a la Reina Infantil.

1945

Se aprobó por primera vez el proyecto de iluminación de los carros alegóricos. Siendo Gobernador del Estado Adolfo Ruiz Cortines, realizándose así el primer desfile nocturno por las principales calles de la ciudad

1946

La artista invitada fue Yolanda Montes “Tongolele”

1953

El Carnaval recibió al ídolo de Guamúchil, Pedro Infante; sin embargo, Agustín Lara fue el único artista que estuvo presente en varias coronaciones junto con Toña la Negra.

1970

Se establece la Quema del Mal Humor, tal como se conoce hoy en día, en donde se quema un monigote relleno de fuegos artificiales. Antes se realizaba el Entierro del Mal Humor, en donde se “perseguía”, “capturaba”, “juzgaba” y “sentenciaba” a un personaje, pero debido a los excesos que generalmente se cometían sobre el personaje es que se transformó.

1974

Desfile de carros en el 50 aniversario del carnaval de Veracruz, en 1974. Los recorridos ya se hacían en el boulevard Manuel Avila Camacho.

80’s

los desfiles de carnaval se realizaron en el centro de la ciudad, que  ya  no cabía la gente en las  banquetas y  bocacalles en donde a veces  se armaba una batalla campal que se aventaban huevazos de una  acera a  otra”, cuenta Ricardo Cañas.

.

2010

Carnaval del Bicentenario – En esta épocas, los jarochos siempre dados al buen humor, solicitaron a Domingo Bureau, prefecto superior de Departamento, permiso para celebrar la “Fiesta de Máscaras”, que eran bailes de disfraces realizados en los principales centros sociales de la época, tales como: el teatro y en algunos salones donde el pueblo daba rienda suelta a su alegría y buen humor.

Aunque los festejos eran exclusivamente en los salones, al dirigirse a ellos aprovechaban para desfilar por las calles, lo que era festejado por las personas que se situaban en las aceras para participar de la bullanga.

Don Domingo Bureau logró que se formulara un reglamento para la celebración de los Carnavales, es ahí donde nace la tradición de los famosos Desfiles del Carnaval de Veracruz.

En dicho reglamento se permitían disfraces, máscaras y antifaces. Para poder participar, los ciudadanos se tenían que registrar, inscribién­dose en ese entonces mil 246 enmascarados. Di­cha costumbre siguió por 4 décadas consecutivas, sien­do el antecedente del carnaval contemporáneo.

Después de 40 años, los carnava­les fueron creciendo en sus caracte­rísticas y aspectos, incorporándose más gente, con más ideas y entusias­mo, carros y comparsas.

A partir de este siglo los Carnavales fueron creciendo en sus características y aspectos, siendo organizados por un Comité, inicia con la Quema del Mal Humor y finaliza con el Entierro de Juan Carnaval.

No obstante, el carnaval veracruzano, como lo conocemos hoy en día, se concibió desde 1925 y desde esos días ha evolucionado y trascendido, adquiriendo nuevas características.

Se ha realizado desde hace 93 años, en sus inicios recorría la Av. Independencia en el centro histórico de la ciudad, actualmente se realiza en el boulevard Manuel Ávila Camacho.

Antes de que naciera el Carnaval, en los albores de la civilización los pueblos antiguos ya usaban las máscaras, los atuendos y el concepto de alegría y festividad en los diferentes períodos del año, por lo que esta costumbre puede ser considerada como el origen de aquella fiesta.

Hoy en día las fiestas carnestolendas son organizadas por un comité que procura obtener fondos para destinarlos a fines benéficos.

Al día de hoy, el Carnaval de Veracruz es considerado el más alegre y bullanguero de los carnavales que se llevan a cabo en México y el segundo en importancia en Latinoamérica, después del de Río de Janeiro en Brasil.

Este año 2017 celebra su edición número 93 y llega al puerto con un derroche de alegría y diversión sin límite para el pueblo jarocho y sus visitantes.

.

carnavalHistoria